Somos mujeres y mucho más

 

Vivimos tan inmers@s en el relato heredado, que no somos conscientes a veces, de que acarreamos cadenas, estereotipos, etiquetas; llámalo como quieras.

“Quienes no se mueven no notan sus cadenas” Rosa Luxemburgo

Viviendo en un paradigma del pasado

Desde que nacemos, hasta ahora, nuestra identidad se construye en torno a nuestro género, ya que nos atribuimos y atribuyen expectativas en función de aquél.

En este artículo de la publicación “Psicología y mente” se ahonda en el concepto, aún presente, de socialización diferenciada; “Mediante la socialización diferenciada, basada en enfatizar las diferencias entre sexos, se normalizan dinámicas de discriminación a la mujer: no hace falta cuestionar la desigualdad, se asume que debe ser lo normal. (..)”

(…) “Empezar a crear sociedades más igualitarias y basadas en el respeto hacia los seres humanos, y no hacia los roles de género, pasa por modificar tanto nuestra manera de pensar, como el modo en el que nos organizamos socialmente

Para empezar a cambiar el relato y despojarnos de las etiquetas, debemos cambiar nuestra forma de pensar, y esto requiere modificar nuestra manera de actuar.

 

 

El anterior video evidencia la necesidad de cuestionar y validar periódicamente modos de pensamiento anteriores.

Por ello es tiempo de cuestionarse patrones obsoletos e ineficaces en nuestros días, es tiempo de cambiar paradigmas. 

Es tiempo para el cambio, no es cuestión de cronos, ese tiempo que se nos escapa y nos lleva de cabeza a veces. Es cuestión de kairós, de estar en el momento adecuado, de estar en ese lapso indeterminado en que algo importante sucede

Todo arde si se aplica la chispa adecuada, dice la canción. Es el momento del cambio de pensamiento, y la entrada de un nuevo paradigma.

 

 

Estamos en el tiempo de dejar atrás un paradigma

“No podemos dejar que las percepciones limitadas de los demás, terminen definiéndonos” Virginia Satir

Cuando alguien etiqueta a la mujer por razón de su género, la deshumaniza. Cuando se asignan roles o profesiones en función del género, la mujer y todo lo que ella representa se hace pequeña.

Si bien nuestra neurología y nuestra naturaleza, nos empujan a veces a adoptar determinados comportamientos, es tiempo de separar comportamientos de roles, y especialmente de la propia identidad de la mujer. La riqueza de la mujer está en todas sus posibilidades, como mujer y como persona.

Necesito tu chispa, necesitamos tu chispa para reescribir otro relato, que sobre vuele nuestras realidades. Un relato que de rumbo a un futuro indiferenciado por sexo, donde la singularidad y el talento no tengan género. 

Dejemos de hablar de géneros,  y pasemos a hablar de personas. Hombres del mundo, esta batalla no la libraremos solas. Las mujeres de vuestras vidas os necesitan.

“La vida es una osada aventura o nada en absoluto” Helen Keller

 

Gracias por leerme.

AutoraBeatriz Ruiz Vinué , en mi blog Marca tu Talento

 

Sígueme en:     

Derechos de imagen: Pixabay

Career Coach especializada en desarrollo profesional y de carrera, orientación profesional para el empleo y recursos humanos. Me encontrarás en www.marcatutalento.com

CC BY-NC-SA 4.0 Somos mujeres y mucho más por Beatriz Ruiz Vinué está licenciado bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.