Las emociones llegan donde el Management no puede

Hace un tiempo que la ciencia ha aceptado la importancia de las emociones. Nuestras emociones y sentimientos son determinantes en nuestra calidad de vida, y esto se extiende a las organizaciones.

Todos tenemos la aptitud para nuestro desarrollo emocional, sin embargo es una habilidad a desarrollar, como pueda ser la escritura. Nacemos analfabetos emocionales, y si no le ponemos remedio nos quedaremos igual de analfabetos. 

El inconveniente de obviar nuestro crecimiento emocional, es que tiene un coste, en tus relaciones, en tu trabajo, y en tu relación contigo mismo.

Con las organizaciones, en los equipos, sucede exactamente igual. En éstos gestionar las emociones se hace crítico.

Sin embargo, desde el entorno profesional se puede tender a penalizar la emocionalidad, se juega al camuflarla o evitarla, porque no resulta nada profesional.

Una organización que quiera crecer y superarse a sí misma, al igual que las personas, deberá contabilizar y capitalizar sus emociones.

Imagen tomada del artículo “Empresas con marca 360º”

Continúa leyendo Las emociones llegan donde el Management no puede